Donald Trump: “La debilidad invita a la violencia y a más caos”

El reciente VII Rally de la Esperanza, que organiza en forma frecuente la Federación para la Paz Universal (UPF), tuvo como invitado estrella al expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Asimismo, sorprendió la iniciativa de la UPF fundar un Grupo de Expertos o Think Tank 2022, que contribuirá con una estrategia para la paz y realizará una cumbre mundial de líderes por la reunificación de Corea a fines de año.

El exmandatario Trump impresionó al auditorio virtual, con un vibrante discurso, en el que, asimismo, elogió a Hak Ja Han Moon, cofundadora de la UPF, “por su increíble trabajo en favor de la paz en todo el mundo” y a su esposo el fallecido reverendo Sun-Myung Moon, por fundar el Washington Times, “una organización por el que tengo gran respeto y admiración, y por el lanzamiento del Think Tank 2022 -que reúne a un grupo de expertos de todo el mundo- para centrarse en resolver el conflicto de la Península de Corea”.

  1. UU. tiene un rol fundamental para forjar una paz verdadera en Corea. “Uno de mis logros- afirmó Trump- de los que más me enorgullezco como presidente, fue ayudar a lograr un nuevo camino hacia un futuro más brillante para todos los coreanos, del Norte y del Sur. Un camino por el cual las divisiones y las dificultades del pasado podrían algún día sanarse, realmente a un nivel que nadie pensó podía ser posible antes y toda la Península podría alcanzar un potencial increíble”.

Peligrosa situación

“Mirando en retrospectiva hoy -agregó- no es fácil olvidar lo peligrosa que era la situación cuando fui asumí el cargo: era muy desoladora. Durante décadas los líderes anteriores no habían abordado la amenaza de conflicto en esa parte del mundo. Los misiles volaban, las armas nucleares se estaban probando y todos los días se enviaba poderosas amenazas muy peligrosas.

Como presidente sabía que no podía sentarme y esperar que el problema empeorara. Todas las Administraciones anteriores habían fracasado, así que tenía que realizar un enfoque diferente.

Gran labor junto a Corea del Sur y Japón

Bajo mi liderazgo, Estados Unidos adoptó una política de fuerza sin precedentes, haciendo más que cualquier Administración anterior para garantizar que EE. UU. y sus aliados, siempre podrían proteger a nuestros ciudadanos”.

Detalló que EE. UU. adoptó una postura inquebrantable, militar diplomática y económica. “Dejamos en claro a todos, que nunca seremos amenazados con armas nucleares y como ustedes recordarán la retórica se volvió muy dura, desagradable y cruel. Aún así, siempre dejé la puerta abierta al compromiso y al diálogo, si bien cualquier líder puede hacer la guerra, se necesita un verdadero coraje para hablar de paz. Los líderes nunca deben tener miedo de hablar y existe la oportunidad de crear un mundo mejor para su gente”, aseveró Trump.

En el centro de la diplomacia que persiguió su Administración está las estrechas asociaciones de Estados Unidos con sus aliados, Corea del Sur y Japón.

“El presidente Moon y el primer ministro Abe merecen un enorme crédito por hacer un trabajo fantástico. Juntos logramos un progreso en los cuatro años que nadie pensó que fuera posible. Aprobamos varias resoluciones unánimes, sin precedentes, a través del Consejo de Seguridad de la ONU. Trajimos a nuestros rehenes a casa y trabajamos con Corea del Norte para traer de vuelta los restos de nuestros héroes estadounidenses caídos”, pormenorizó el exmandatario.

Esperanza que Corea del Norte cumpla compromisos

“El 2018 -prosigue- me convertí en el primer presidente estadounidense en sentarse con el líder de Corea del Norte. Cuando conocí al presidente Kim Jong Un en Singapur, allí establecimos una relación productiva y acordamos un objetivo crítico, la completa desnuclearización, la palabra más importante que jamás haya escuchado. En el 2019 me convertí en el primer presidente estadounidense en poner un pie en Corea del Norte, cuando nos volvimos a encontrar, en la zona desmilitarizada”.

Destacó que si bien en la segunda cumbre en Hanoi, Corea del Norte aún no estaba preparada para llegar a un acuerdo, “yo permanecí lleno de esperanza para el futuro. Hasta el día de hoy, el presidente Kim ha cumplido la promesa de no lanzar más misiles de largo alcance ni pruebas de armas nucleares. Corea del Norte no ha realizado una prueba de armas importante desde el 2017. Y por el bien del mundo entero, yo espero que continúe así, pero se necesitará liderazgo, para asegurarse de que todo funcione”, alegó.

Es necesario un Estados Unidos fuerte

En otro momento, el carismático líder estadounidense opinó que lamentablemente la Península de Corea y muchos lugares del mundo, se vieron muy afectados por la pandemia. “El coronavirus ha causado mucho sufrimiento a nuestra gente. Es el momento de no más conflicto, sino de cooperación. No es el momento de empezar hostilidades, sino que es el momento de renovar la esperanza”.

“Y no es el momento -prosiguió- de aumentar nuestras reservas nucleares, sino concentrarnos en fortalecer nuestras naciones para hacer un mundo mejor y más hermoso. Realmente creo que un momento extraordinario le espera a Corea del Norte, y tengo fe que, si sigue en el camino de la desnuclearización, hará de ese futuro una magnífica realidad”, manifestó.

Trump expuso que, hasta que llegue ese día “de bendición, la fuerza indispensable para la paz en la Península de Corea, es un EE. UU. fuerte.

La debilidad invita a la violencia

Finalmente dijo “como hemos visto recientemente en otras partes del mundo, la debilidad solo invita a más violencia y más caos. La verdadera tarea de todos los que oramos por la paz en la Península de Corea es asegurarnos que todas nuestras naciones no solo sean grandes en poder y ricas en riqueza, sino que aún más, debemos ser fuertes en espíritu. Cada nación debe reunir la voluntad de proteger a sus ciudadanos y a sus aliados y dejar un futuro mejor para nuestros ciudadanos. Estas son las fuerzas y valores que inspiran el cambio, que mueven a los países, que hacen historia y en última instancia conducen a la paz. Como argumenté muchas veces, si queremos la paz debemos tener patriotas y debemos honrar los derechos otorgados por Dios a la vida a la libertad, la búsqueda de la felicidad para todas las naciones y personas de todas partes”.

Líderes mundiales reiteran el llamado a la paz de la península de Corea

Otros expositores del rally fueron Samdech Hun Sen, primer ministro de Camboya; José Manuel Barroso, expresidente de la Comisión Europea; Gloria Macapagal Arroyo, expresidenta de Filipinas; Deve Gowda, ex primer ministro indio; y los ex jefes de Estado de Trinidad y Tobago y Serbia, Anthony Aquinas Carmona, y Nataša Mićić, respectivamente.

“Como país que otorga un valor inestimable a la paz, Camboya aprecia mucho la organización de este rally para fortalecer la cultura de paz y confianza mutua en el marco de la cooperación internacional en la región de Asia y el Pacífico”, expresó a su turno, el primer ministro Sen, cuyo Asian Vision Institute servirá como la Secretaría de Asia-Pacífico del Think Tank 2022.

Recordó cuando Phnom Penh fue capturado por los Khmer Rouge en 1975 durante la Guerra Civil de Camboya, diciendo: “Recordamos la tragedia y estamos decididos a evitar que ocurra un evento similar de nuevo… Entendemos claramente que la paz y la construcción de la nación solo pueden ser logradas por las partes locales interesadas en el país en conflicto”.

Por su parte, Barroso, mientras hablaba de su amplia experiencia liderando la Comisión Europea, comentó que apoya firmemente la reunificación coreana. “Lo que la comunidad global puede hacer, y creo que debería hacer aún más, es mostrar un fuerte apoyo para facilitar y crear las mejores condiciones externas para que los propios coreanos encuentren un camino para una verdadera reconciliación y paz”, apuntó.

A su vez, Arroyo mencionó que “con los líderes Kim Jong-un y Moon Jae-in intercambiando cartas desde abril y anunciando la restauración de varios canales de comunicación en julio, incluido un enlace militar demolido por el Norte el año pasado, dejemos que el ejemplo de Corea enseñe al mundo que la paz puede prosperar si la humanidad en conjunto puede soñar”.

Trabajo del Think Tank 2022

El Think Tank 2022, que está desarrollando Grupos de Trabajo de Expertos (EWG) vinculados a las siete asociaciones internacionales de la UPF, encabezará proyectos de consolidación de la paz como un Parque de la Paz de la ONU en la Zona Desmilitarizada, la construcción de un túnel submarino Corea-Japón, impulsando el desarrollo turístico de la montaña Geumgang, ayudando a que las familias coreanas separadas encuentran a sus parientes y un llamado a la ONU para que establezca una oficina en Corea. El Think Tank 2022 ya ha organizado numerosos seminarios web y también llevará a cabo consultas de investigación, conferencias internacionales de liderazgo y una importante Cumbre Mundial en Corea del Sur implementando una “Asociación de Ayuda para un Millón de Personas”.

Diálogo por la paz

Por su parte, es bueno conocer que la labor de la UPF tiene como objetivo mundial promover el diálogo constructivo entre líderes de todos los sectores y con diversidad de perspectivas políticas, filosóficas e ideológicas. En un mundo caracterizado muy a menudo por la polarización y la falta de voluntad para comprometerse respetuosamente con quienes representan al “otro lado”, la UPF busca fomentar un diálogo más amplio: un ecumenismo político que derriba barreras y traza un camino hacia el respeto y la comprensión mutua. En ningún lugar se necesita más desesperadamente un enfoque de este tipo que en la península de Corea. Por esta razón, la UPF está colaborando con líderes de naciones y partidos políticos que están aliados tanto con Corea del Norte como con Corea del Sur y se rigen por principios de respeto, civilidad y compromiso con la reconciliación.

*Analista internacional