El Foro de las Américas y el Foro de Madrid

Como algunos de ustedes recordarán, en esta columna publiqué, en agosto del 2020, un artículo titulado “El Foro de las Américas”, en el cual proponía la creación de una plataforma de partidos de derecha, para poder hacer frente al Foro de Sao Paulo y al avance del comunismo en América Latina. 

Tal vez como una simple coincidencia de ideas, o inspirados humildemente por el artículo, el partido español Vox, a través de su Fundación Disenso, decidió llevar al plano político la propuesta que habíamos lanzado. Es así, que en octubre del 2020 presentan la Carta de Madrid. Ésta es una carta abierta que persigue convertirse en declaración de intenciones de líderes occidentales para frenar -como indica la propia iniciativa- “el avance del comunismo”, que actualmente “supone una seria amenaza para la prosperidad  y el desarrollo de nuestras naciones, así como para las libertades y derechos de nuestros compatriotas”.

Luego del lanzamiento del Foro de Madrid y de la Carta de Madrid, una delegación de Vox, encabezada por su presidente Santiago Abascal, estuvo en México en reuniones con senadores tanto del Partido Acción Nacional (PAN) como del Partido Revolucionario Institucional (PRI para. Ello para presentar los lineamientos del Foro de Madrid; un esfuerzo coordinado entre diferentes actores, de ámbitos ideológicos diversos, pero a los que los une su voluntad de hacer frente a la amenaza que supone el crecimiento del comunismo a ambos lados del Atlántico ,según ellos manifestaron.

Luego de visitar México, una delegación del Foro de Madrid estuvo en Ecuador a raíz de la ascensión de Guillermo Lazo a la presidencia. Destacadas personalidades de centro y derecha de la política ecuatoriana, firmaron la Carta de Madrid, entre los que podemos mencionar a los asambleístas Henry Kronfle y Esteban Torres, al ex vicepresidente Otto Sonnenholzer, el ex candidato presidencial Pedro José Freile y al actual ministro de Defensa de Ecuador Fernando Donoso, entre otros.

También estuvo por Lima la delegación de Vox hace unas semanas, encabezada por el eurodiputado español, Hermann Tertsch. Varios de nuestros políticos de derecha se reunieron con el eurodiputado Tertsch, entre ellos la excandidata Keiko Fujimori. También sostuvieron reuniones los miembros de la bancada de Renovación Popular y de Avanza País. Además de los políticos ya mencionados, una extensa lista de personalidades de la política, del periodismo y del empresariado firmaron la Carta de Madrid.

No habían regresado a España los representantes de Vox, los diputados Tertsch y Víctor González y ya la izquierda peruana les regalaba una larga serie de adjetivos, no solamente a los políticos peruanos que firmaron la Carta de Madrid, sino también a los españoles, los mismos que tildaron de “ultra derecha fascista, racista y colonial que se alimenta del miedo y la violencia”.

Por supuesto, Verónika Mendoza quien tanto critica la presencia de los diputados de Vox en el Perú, alabó la presencia de Evo Morales en nuestro país, con seguridad del Estado incluida y pagada con nuestros impuestos, incitando a la verdadera violencia, quien declaró: “Yo saludo los gritos de la asamblea constituyente. Les digo a los jóvenes que encabecen la Asamblea Constituyente”. Luego agregó: “Es una nueva refundación para el Perú, como se hizo en Bolivia. Es una enorme responsabilidad y no estamos lejos.”

Como era de esperarse, no solamente los izquierdistas critican la iniciativa de Vox y su presencia en Perú, sino también los caviares y “cojudignos”.

En un reciente artículo publicado en El Comercio, uno de estos caviares, criticaba la reunión de los partidos de ultra derecha peruanos (haciendo el favor de llamar así a Fuerza Popular, Avanza Perú y Renovación Popular) con los representantes de Vox, ya que según él, Vox es un partido fascista, racista, machista, homofóbico y xenófobo. Según su interpretación, la derecha peruana estaba cometiendo otro error más en su conducta. Si bien reconocía que el Gobierno de Castillo tenía errores, con el nombramiento de Guido Bellido como primer ministro (ahora ex primer ministro) para poner un ejemplo, la Carta de Madrid no era el camino para detener el comunismo en el Perú. Según su postura, solo una oposición constructiva y democrática resolvería por sí misma la amenaza comunista.

No voy a defender al partido Vox contra las acusaciones de fascista, ni racista (aunque he visto a más de un afro descendiente entre sus dirigentes). Tampoco los voy a defender contra acusaciones de xenófobos, cuando ellos mismos se están dando el trabajo de viajar a México, Ecuador y Perú, para buscar adherentes a su planteamiento político. Ni los voy a defender contra las acusaciones de machistas, cuando se han reunido de manera especial con Keiko Fujimori y dentro de su bancada en el Parlamento español, tienen una diputada como Macarena Olona que muchos quisieran tener en sus filas políticas. Lo que propongo defender, es la valiente iniciativa que Vox ha tenido, al crear el Foro de Madrid, para poder combatir del avance del comunismo y de las dictaduras totalitarias de izquierda.

Me pregunto: ¿Cómo pretenden los caviares y los “cojudignos” que no defendamos los valores de la libertad económica que son el único medio de salir de la pobreza y la miseria para un país? No todos vivimos de las ONG de izquierda, ni de consultorías, ni de puestos en el Estado como lo hacen ellos.

Los que creemos en la libertad, vivimos de nuestro trabajo, de nuestro esfuerzo y de nuestro emprendimiento. Le pedimos al Estado reglas claras y predecibles para poder crear riqueza, no solamente para nosotros, sino para toda la sociedad cuando pagamos nuestros impuestos. No tendemos la mano, esperando una limosna en forma de “bono” del Estado, ya que ellos son incapaces de llevar políticas racionales que le permitan al pueblo a salir adelante por ellos mismos. 

Los políticos de izquierda quieren tanto a los pobres, que hacen todo lo que pueden para que haya más de ellos. Los invito a firmar la Carta de Madrid.

Sígueme en Twitter en @urilandman para hacer llegar nuestra voz a todo el Perú. Si lo haces, ya seremos dos e iremos sumando.