Nobel de Economía por análisis del mercado laboral

Tres especialistas, el canadiense David Card, el estadounidense-israelí Joshua Angrist y el estadounidense-holandés Guido Imbens, obtuvieron este lunes el premio Nobel de Economía, con “nuevas ideas sobre el mercado laboral”, explicó el comité Nobel en un comunicado. 

Card analizó los efectos del salario mínimo, la migración y la educación en el mercado laboral. Gracias a sus estudios, “nos hemos dado cuenta de que los recursos en los colegios son mucho más importantes para los estudiantes en el mercado laboral de lo que pensábamos”, dijo el comité. 

Los nuevos Nobel de Economía trabajaron con “experimentos naturales”, un método de análisis, de situaciones de la vida real que los economistas analizan para determinar relaciones de causa y efecto. El canadiense David Card y su colega estadounidense Alan Krueger (fallecido en 2019) estudiaron por ejemplo la relación entre salario mínimo y empleo mediate un experimento natural de principios de los 90.  Compararon la situación laboral en la zona fronteriza entre los estados de Nueva Jersey y Pensilvania. El salario mínimo había sido aumentado en el primero, mientras se mantuvo igual en el segundo. Mostraron que la subida del salario mínimo no había generado un descenso del número de empleados. 
Por su parte Card estudió la relación entre inmigración y mercado de trabajo, basándose en la instalación en Miami en 1980 de decenas de miles de cubanos. Los trabajos mostraron que esa ola no tuvo un impacto negativo en el empleo. 

El israelo-estadounidense Joshua Angrist se interesó en el vínculo entre nivel de estudios y salario. Los nacidos a principios de año, que pudieron dejar la escuela un poco antes que los demás, habían realizado en promedio estudios más cortos que quienes nacieron en el último trimestre, y sus salarios eran más bajos. Ello permitió determinar que un alto nivel de educación conduce generalmente a mejores sueldos.