Inversión china crece en el “triángulo del litio”

Una piedra de litio exhibida en una conferencia de Macusani Yellowcake y Plateau Energy en Lima, Perú. Julio, 2018. REUTERS/Mariana Bazo

Esta semana, el mayor fabricante de baterías de China, CATL, se retiró de la puja por otra compañía canadiense que opera un proyecto de litio en Salta, Millenial Lithium, aunque su comprador final, la también canadiense Lithium Americas, tiene como accionista número uno al principal productor de litio del gigante asiático, Ganfeng Lithium. 

Lithium Americas tiene inversiones en marcha para explotar litio en Macusani, Puno y se reunió hace poco en Nueva York con el presidente, Pedro Castillo.  

La minera china Tibet Summit Resources se disparó en bolsa con el plan que anunció esta semana de invertir US$ 1,700 millones en dos proyectos de litio en la provincia argentina de Salta. El acuerdo de inversión se firmó en una cumbre empresarial entre China y Latinoamérica. Según el portal de noticias Yicai, los dos proyectos de litio impulsarían la producción de ese material, clave en la producción de baterías, en unas 150 mil toneladas anuales. En comunicado, Tibet Summit reconoce que la “alta demanda” de litio por parte de industrias como la de vehículos eléctricos, ha elevado los precios de este material, del que se conoce una presencia destacada en el “Triángulo del Litio”, que abarca zonas de Argentina, del norte de Chile, del suroeste de Bolivia. A ese triángulo se añaden los yacimientos de litio peruanos en Macusani, Puno.  

La zona acumula más del 60% de los depósitos de litio a nivel mundial, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS).