“Mensaje de la ministra no está claro”

El balance de riesgo del sector minero se ha movido tras los anuncios de supuestos cierres de operaciones. Pese a que el presidente, Pedro Castillo, moderó su enfoque de campaña, y alivió los temores sobre la inversión necesaria para llenar la brecha de oferta de cobre que se avecina, el pasado viernes, la primera ministra, Mirtha Vásquez, anunció que a cuatro minas en Ayacucho no se les permitiría la extensión de sus cronogramas operativos.  

Con dos de esas minas operadas por Hochschild Mining, las acciones de la compañía se desplomaron el lunes. Las de Southern Copper y Buenaventura también cayeron.  

El cierre de las minas podría apaciguar a los ambientalistas, pero habría también una reacción en contra por la pérdida de puestos de trabajo.  

El director ejecutivo de Hochschild, Ignacio Bustamante, señaló que el mensaje de la primera ministra no está claro. Las dos minas de Hochschild tienen licencias relativamente cortas, pero, a medida que se explotan los yacimientos y se perfora nuevas áreas para extender la vida útil de la mina, las licencias se van actualizando. Es lo que Bustamante llamó un “documento dinámico”. 

Las empresas tienen programado reunirse esta semana con las autoridades, dijo Víctor Gobitz, director del Instituto de Ingenieros de Minas del Perú. “Es posible que la primera ministra no sea plenamente consciente del proceso dinámico en las minas subterráneas”, dijo.