Percepciones: la monarquía marxista atea

N.B.1.- La monarquía occidental heredera del sistema monárquico romano, que duró casi mil años, nació en el 800 cuando el Papa nominó a Carlomagno, rey de los francos, como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. El nuevo sistema monárquico conservador sufrió modificaciones haciéndolo más eficiente y flexible. También duró mil años, hasta que el emperador Napoleón I de Francia lo eliminó en 1806. Aún cuando continúa existiendo en Occidente, con base constitucional democrática, ya no es dependiente estrictamente de la religión.

Este preámbulo viene el caso en cuanto al marxismo se refiere. Es una doctrina simplista, asimilable por los jóvenes modernos únicamente interesados en la tecnología y los viajes espaciales, los temas de gobierno les aburren. Sus adeptos quieren convertirla en ideología del ateísmo materialista, con atribuciones jerárquicas copiadas del sistema monárquico occidental.

Como bien sabemos, el marxismo fue creado por el vago alemán Karl Marx hacia la mitad del siglo diecinueve, cuando estaban en efervescencia las revueltas de las comunas (tipo distritos nuestros) de Paris tratando de eliminar el sistema monárquico para volver al sistema republicano de 40 años atrás (la revolución francesa). Marx copió el nombre de “comunas” para su manifiesto comunista. El que aplicó este sistema en la práctica fue otro vago: Vladimir Illich, alias Lenin.

Hubo insurgencia civil, aunque en pequeña escala. Lenin fue deportado a Suiza. Los prusianos lo enviaron de vuelta a Rusia para que arme la trocatinta y así ayudar a eliminar el frente oriental de la guerra (1914-1917). Durante su exilio en Suiza (1905-1917) vivió de las remesas mensuales de su señora madre. Nunca en su vida trabajó.

Los comunistas sólo saben quejarse y siempre le echan la culpa a otros de sus torpezas y mentiras. Por ejemplo, el embargo de EE.UU a Cuba. No tiene nada que ver con la miseria en la isla, esa es únicamente producto del gobierno comunista porque Cuba negocia con más de 80 países. Sus dirigentes y adláteres tienen guardado dinero en el Banco Vaticano, como Evo Morales: 840 millones de euros (unos $ 1,300 millones) según Forbes. ¿Cómo así siendo dirigente político de un país como el suyo tan pobre (y no es por falta de recursos naturales) además casi sin desarrollo industrial?

N.B.2.- Felipillos siglo XXI.- Los comunistas que están en el gobierno del Perú todos los días rompen costumbres, tradiciones históricas (incluyendo las de la época del Tahuantinsuyo). Pero por sobre todo violan la Constitución de la República de 1993, aprobada por el Congreso Constituyente democrático y confirmada la aprobación por el 80 por ciento de los peruanos vía referéndum.

Todos los actos políticos de Castillo, su jefe el cubano Cerrón y casi sin excepción sus seguidores están traicionando a la República del Perú. Como son semi analfabetos (no leen ni han leído un libro de historia universal ni sobre temas económicos o relacionados con el Perú algo que les importa un pepino) cuando quieren sumar algún factor a su favor, el resultado siempre les sale como división y resta. 

Cerrón viene de familia comunista. Le enviaron a Cuba por 16 años a estudiar. Su ídolo Fidel Castro era hijo de exiliados republicanos españoles que perdieron la guerra contra la monarquía en 1936. El marxista Cerrón y su séquito comunista implantarían la república andina y su capital en el sur del Perú. Además afirman que los nacidos en territorio peruano después de la llegada de los españoles y posteriores mestizajes con inmigrantes de otras latitudes no tenemos derecho a ser nacionales de este país. No vaya a ser que su odio, el resentimiento, complejos y sangre atravesada les reviente en la cara.