El caso Castillo

* ¿Te gusta lo que hacemos? Apóyanos aquí

Las “jugarretas” que protagoniza la defensa de un imputado, están prescritas dentro del ordenamiento jurídico, en la mayor parte de los Estados de Derecho, entre los cuales el Perú pretende ser reconocido. Si no por la opinión pública internacional, por lo menos dentro del ámbito de su jurisdicción.

El ex candidato y hoy titular del Poder Ejecutivo de la facción político-delictiva los “Dinámicos del Centro-Perú Libre”, está siendo investigado por el Ministerio Público, en cumplimiento de su función jurisdiccional de perseguir el delito; pero también por el Congreso de la República, dentro del ámbito de sus atribuciones y competencias.

El pueblo, que está muchas veces distanciado de los códigos, así como de los aspectos procedimentales, ve los casos mediáticos como se ven los toros. Es decir, desde las tribunas, y pifia o aplaude según cómo juzga su talante, la faena que se brinda en el ruedo. (¡Olé!)

El envilecimiento de la figura presidencial, no es el resultado exclusivo de la impericia del suertudo chotano; pues le precedieron el “cholo sagrado”, el “cachaco”, “el lagarto”, “PPK”, y finalmente, el “encargado” admirador de Vallejo, que facilitó la consumación del último entuerto electoral. (Es evidente que solo pudieron evitar la denigración del cargo, si hubieran seguido los pasos del “suicida”).

Pero volviendo a lo referido en el primer párrafo, es decir las estrategias que asume el defensor de un imputado, están enumeradas con detalle en el blog de José María Pablo, (España) (https://josemariadepablo.com/2015/09/16/10-estrategias-para-defender-a-un-culpable/) y que de manera sucinta paso a enumerar:

1.- Estudiar la prescripción

2.- Pedir la nulidad de las pruebas de cargo

3.- La mediación y la negociación

4.- Ser realistas y no obcecarse con una imposible absolución

5.- La confesión y la colaboración con la Justicia

6.- La reparación del daño

7.- Las dilaciones indebidas

8.- La conformidad

9.- La búsqueda de penas menores (art° 801 LECRIM)

10.- Jurisprudencia

El presente artículo tiene como fin advertir que el defensor de un imputado, sabiendo que patrocinará a un culpable, está en la obligación de defenderlo, pues su rol no es defender la verdad, sino defender a quien será juzgado, función que a veces es poco comprendida por la tribuna.

* ¿Te gusta lo que hacemos? Apóyanos aquí