“Ni vacancia ni disolución”

* ¿Te gusta lo que hacemos? Apóyanos aquí

Las marchas le han arrebatado limpiamente a la izquierda el monopolio de la calle,  que tuvo por 40 años.

Este es un logro tan fundamental en sí mismo que resulta un error atarlo al objetivo ya inútil de una tercera vacancia de la Presidencia.

Hoy se se comprende por fin que sería un gravísimo error remover inconstitucionalmente al presidente mediante un golpe de la calle.

Pero es una sátira amarga que, habiendo vacado la Presidencia ya dos veces en los últimos cinco años, no se entienda que eso no ha servido para corregir ni uno solo de los males del país y que hayamos descendido cada vez un peldaño más en dirección a un peor estado de cosas.

Castillo está en el gobierno, no en el poder. Cerrón se las arregla para recuperar espacios cada vez que Castillo echa del gabinete a uno de sus hombres-cuota. Si de desestabilizar se tratara, la censura ministerial sistemática sería un objetivo político para el Congreso. Pero no basta desestabilizar por desestabilizar. La oposición debería haber entendido cinco años atrás que el pueblo no acepta una discusión bizantina cuando el hambre está en las puertas.  

Los tres movimientos políticos actuales: la izquierda, el liberalismo y la derecha -de partidos ya ni hablemos- comparten el mismo error; su absoluta incapacidad de autocrítica. Ninguno tiene nada que proponer. 

La izquierda empuja por enésima vez su revolución rancia, esta vez desde el gobierno, sin ser capaz de preguntarse siquiera por qué sus intentos desembocan una y otra vez en la misma pesadilla.

La derecha plantea un listado de lavandería inorgánico para volver al estado de cosas anterior a este desastre, como si eso fuera aceptable como programa. No hay vuelta atrás.

El liberalismo repite mecánicamente que el mercado resuelve sus fallas por sí mismo. Eato, ante el fracaso clamoroso de los organismos reguladores constitucionalmente empoderados para defender al ciudadano no solo ante la empresa privada sino ante el Estado. El modelo económico falló porque las reguladoras fallaron, ya sea por debilidad o complicidad con el mercantilismo público-privado. Contradiciendo la esencia misma del liberalismon, ninguno de los centros privados de pensamiento liberal dijo nada.  

Y ahora, como toda respuesta al intento de vacar por tercera vez la Presidencia, el gobierno amenaza al Congreso con disolverlo con el viejo truco de la “negación fáctica”.

En América Latina, en el Perú especialmente, el conflicto de poderes se ha exacerbado. Nadie escucha al otro y cada uno repite a gritos como un mantra su propia media verdad, su mentira. Ambos lados esgrimen su bala de plata en una guerra de trincheras en la que ya nada se mueve. Comienzan a sospechar que, como en toda guerra fría, no habrá un ganador sino dos perdedores.

Qué va a pasar, pregunta el ciudadano. No va a pasar nada. No habrá vacancia de la Presidencia ni disolución del Congreso.

Cada vez está más claro que la única salida de este entrampamiento es una tregua que permita una convivencia hasta que sea posible el salto cualitativo para escapar de la trampa de la democracia de baja gobernabilidad. 

* ¿Te gusta lo que hacemos? Apóyanos aquí