Lima ciudad de los reyes, ahora de todas las sangres

El 18 de enero la ciudad de Lima cumplió el 488 aniversario de su fundación española, la ciudad de los reyes, la tres veces coronada villa, celebra un año más de existencia, en un momento dramático para el país, por la convulsión social. Cuando Lima se fundó, su población apenas si alcanzaba un centenar de habitantes, convirtiéndose en el centro de las decisiones del Virreinato del Perú, atrajo población de las localidades cercanas, Lima fue convirtiéndose en la principal urbe del Pacífico, creciendo en prosperidad, más adelante se convertiría en el centro de las decisiones de la nueva Republica tras la guerra de la independencia ante el dominio español.

En sus inicios, la expansión urbana apenas si llegaba a unas cuantas manzanas, para convertirse, con el tiempo y los siglos, por las migraciones, en la principal urbe del país, después del proceso de independencia, Lima se convirtió en la capital de la República de Perú. Pasados 488 años después de su fundación, en el presente año 2023 que caminamos, la población de Lima, según las cifras oficiales, asciende a 10 millones ciento cincuenta mil habitantes, ocupando una expansión urbana de aproximadamente los 100 kilómetros cuadrados, en pleno siglo XXI, y sigue aun creciendo, al norte, centro y sur de su territorio.

La ciudad de Lima, ciudad de los reyes, en homenaje a los reyes magos, en los siglos XX y XXI, y especialmente en los últimos setenta años, fue transformándose radicalmente, creció en forma explosiva por los desplazamientos internos, configurando una gran ciudad, a la cual han confluido todas las sangres, en las palabras de José María Arguedas, perfilándose una ciudad que es crisol de razas y costumbres nativas y foráneas, ha crecido vigorosamente hasta convertirse en la gran metrópoli.

Lima ha sido ocupada hace décadas por la población de todos los rincones del país, convirtiéndola en la más mestiza de las ciudades peruanas. Y no es ningún exabrupto decir que Lima representa ahora la síntesis de la peruanidad, la cultura de la costa, la sierra y la selva fundidos en este espacio de peruanidad. Según la estadística oficial, el 67,6% de la población de 12 y más años de edad, de la capital del país, se auto identifica como mestiza, 17,1% indígena, 7,2% blanco, 2,8% afroperuana, entre otros.

En este momento dramático que vivimos, en el aniversario de Lima, hemos escuchado los gritos desaforados sobre la toma de Lima, vaya que paradoja, cuando aparentemente no se han dado cuenta que Lima ya fue tomada, hace años, y décadas, por miles y miles de pobladores emprendedores del norte, centro y oriente que representan en el centro de Lima, y en sus conos, el avance del capitalismo popular, muchas veces con su propia insurgencia y fortaleza, con un Estado en la mayor parte de las veces de espaldas ellos, pero muestran la pujanza necesaria de alcanzar el progreso de miles de familias, que vinieron a Lima a buscar bienestar, ellos son tumbesinos, piuranos, cajamarquinos, loretanos, arequipeños, tacneños, Chachapoyas, huancas, chancas, quechuas, aimaras,  nativos de la Amazonía, puneños, cuzqueños, afroperuanos, y de todas las etnias y grupos que dan vida a este país.

Lima la principal ciudad de Perú, aquella que concentra cerca de un tercio de la población peruana, es el espacio donde se genera el 45,0% del PBI peruano. Allí donde han llegado más de la mitad de los migrantes internos de todo el país, abonando al crisol de la patria. Allí están representadas todas las razas, todas las etnias, todas las culturas de este mestizo país, rico en su diversidad y grande en su unidad. Ellos están forjando el crecimiento y desarrollo del país, Lima concentra lo principal de la actividad industrial, financiera, del comercio y los servicios del país, y es el centro del poder político.

Necesitamos en el Perú muchas ciudades como Lima, necesitamos polos de desarrollo, con una autentica descentralización económica, de acuerdo a la especialización y complementariedad productiva, generando integración económica y territorial en este país multicultural y diverso, vayamos por ello.  El aniversario de Lima nos lo recuerda.